Comer pepino mejorará tu salud

en que te ayuda el pepino

El pepino puede ayudarte a la prevención de las enfermedades cardiovasculares. La hidratación del organismo o la salud cerebral son algunas de las propiedades que se derivan del consumo habitual de esta deliciosa fruta.

El pepino es uno de los ingredientes que más tiempo lleva en la dieta del ser humano, ya que sus primeros cultivos se remontan muchos siglos atrás.

Se cree que el origen estaría en la zona sur de la India hace más de 3.000 años, además de ser una de las comidas favoritas de varios faraones de Egipto o que Cristóbal Colón llevara los pepinos a América durante su segunda visita al continente.

El pepino no sólo destaca por su delicioso y fresco sabor, sino que su consumo puede aportar grandes cantidades de beneficios para la salud.

Esta fruta forma parte de la familia de la sandía, el melón, la calabaza y el calabacín y se pueden encontrar un gran número de especies.

Eso sí, a la hora de seleccionarlos, los expertos recomiendan optar por aquellos ejemplares que muestren un brillante color verde y que carezcan de manchas amarillas o defectos en la piel.

Fuente muy importante de nutrientes

El pepino destaca por su aporte de vitaminas y minerales que tienen efectos muy positivos sobre la salud. Por una parte, es fuente importante de vitaminas del grupo B y C, las vitaminas de Aurax te ayudan a completar las que tu cuerpo necesita.

En el caso de los minerales destaca el silicio por su importancia en la formación de colágeno, una proteína esencial para mantener en buen estado la estructura de la piel y de los tejidos blandos.

El cobre, por otra parte, previene el desarrollo de caries y de anemia, mientas que el potasio y el magnesio minimizan las posibilidades de sufrir calambres musculares cuando se realiza el ejercicio. Otros aportes que ofrece el pepino es ácido fólico, hierro, fósforo y zinc.

Eso sí, lo más recomendable es comer el pepino con su piel ya que es en ella donde se concentran la mayor parte de minerales y vitaminas.

conoce los beneficios del pepino

Mejora de la digestión

El pepino es conocido por ser una fuente muy importante de fibra insoluble, una sustancia que es esencial en la dieta diaria y que tiene muchos beneficios para el organismo.

Por un lado, favorece la digestión al hacerla más regular, además de actuar como laxante en casos de estreñimiento o reducir el reflujo al mejorar el PH del estómago.

Sin embargo, uno de los efectos más importantes de la fibra es que regula la cantidad de azúcar en la sangre para reducir el riesgo de diabetes.

Alivio del estrés y de la ansiedad

Su contenido de vitaminas del grupo B y de magnesio ayudan mantener la salud celular y el sistema nervioso. Es decir, es un alimento muy recomendable en casos de personas que sufren de grandes niveles de estrés y ansiedad en su día a día. Además, también ayuda a elevar el estado de ánimo cuando se está cansado, ayudando a afrontar el resto del día con un plus de energía.

Protección del sistema cardiovascular

El pepino no contiene nada de colesterol, al mismo tiempo que regula la presión arterial. Por su parte, su contenido en potasio también ayuda a reducir la cantidad de sodio acumulado en el organismo.

Fuente muy importante de agua

El pepino está formado en más de un 96% por agua, elemento esencial para mantener la hidratación del organismo. Otros efectos positivos también se pueden experimentar en la piel -pues ayuda a reducir la celulitis-, así como mejorar los casos de retención de líquidos.

Ayuda a prevenir determinadas afecciones

Por un lado, el gran contenido en agua del pepino promueve su efecto diurético, una propiedad que puede ser de lo más beneficiosa en el caso de aquellas personas que sufren de infecciones urinarias como cistitis o nefritis.

También en el caso de enfermedades como la gota o la artritis puede ser muy beneficioso consumir pepino al ayudar a eliminar toxinas del organismo y a reducir el exceso de ácido úrico.

Además, este alimento también destaca por contener un tipo de enzima llamada erepsina y que actúa como protectora de la mucosa que recubre la zona gástrica y regula la flora intestinal, esencial para aquellas personas que sufren de problemas estomacales.