Síntomas de sarampión termínalos con Aurax

el sarampión y el cuerpo

Si se padece del virus del sarampión hay que mantener reposo y sobre todo mantener el cuerpo hidratado para una recuperación más rápida.

El sarampión es una enfermedad muy infecciosa y su propagación es bastante rápida a causa de un virus. Se suele presentar cuando somos pequeños, pero también puede aparecer en la edad adulta, y con más complicaciones.

Una vez que se pasa por esta enfermedad no vuelve a aparecer nunca más. No obstante, hay que prestar atención cuando aparecen los primeros síntomas del sarampión porque pueden quedar secuelas una vez finalice la enfermedad.

Esta enfermedad se transmite a través del contacto directo entre personas, incluso por el aire. Se suele contraer entre los 12 meses y los 4 años.

El periodo de incubación del sarampión puede oscilar entre los 10 días aproximadamente hasta que comienzan a brotan los primeros síntomas. Para prevenir esta enfermedad existe una vacuna que hace que el cuerpo quede inmunizado.

síntomas del sarampión

Cómo funciona el sarampión

El virus del sarampión penetra en las células epiteliales de la mucosa situadas en las vías respiratorias de la parte alta.

Cuando el virus llega al tejido linfoide y reticuloendotelial local ocurre en un lapso de 48 horas -amígdalas, timo, bazo, etc.- se va produciendo y originando una viremia inicial asintomática durante los primeros 4 días desde el contagio.

Tras este periodo de tiempo hay una segunda viremia, y aparecen los primero síntomas visuales como las erupciones en la piel. Una vez el cuerpo queda infectado del virus del sarampión aparece una debilidad temporal que hace que mantengamos reposo absoluto

Síntomas

El sarampión se caracteriza principalmente y es reconocido por las las manchas de Koplik, enrojecimiento y manchas en la piel extendidas por todo el cuerpo.

Este tipo de manchas tiene su principal característica es que consiste en tener puntitos blancos rodeados de un halo de inflamación en color rojo.

Los primero días aparecerán las erupciones por detrás de las orejas, cuello y por la zona de las mejillas. Y posteriormente se pueden llegar a extender por todo el cuerpo.

El segundo síntoma en esta fase será periodos de fiebre alta. Algunos de los síntomas que pueden ir asociados son los vómitos, dolor abdominal y diarreas.

Otro de los síntomas que conlleva esta enfermedad es un ligero picor que hay que evitar a toda costa para no perjudicar nuestra piel. Al cabo del tercer o cuarto día el brote de sarampión palidece.

Posteriormente la rojez empieza a cambiar a un tono más oscuro y comienza a descamarse poco a poco. Es fundamental evitar el contacto con la piel para no empeorarlo.

En algunos casos también estará presente la tos, moqueo nasal, conjuntivitis, sensación de dolor y malestar y pequeñas manchas en el interior de la boca. Asimismo, junto a estos síntomas irán la pérdida de apetito y dolores de cabeza intermitentes.

El dolor de garganta también puede aparecer cuando ya el cuadro de sarampión está en nuestro cuerpo. Hay que tener en cuenta que el virus del sarampión va por fases no aparecen todos los síntomas de golpe.

Por lo que debemos ser conscientes que es un proceso largo y nada agradable de pasar. Lo positivo de pasar la enfermedad es que tan solo la pasaremos una vez en la vida. Poco a poco irá desapareciendo la tos, la fiebre y nos iremos encontrando mejor.

Cómo curar el sarampión

Lo primero que debemos hacer cuando comenzamos a encontrarnos mal es asistir a un profesional de la salud para que el diagnóstico sea claro y puedan poner el tratamiento adecuado para poder pasar esta enfermedad.

Lo que más se recomienda es mucho reposo para descansar lo máximo posible, mantenernos hidratados todo el tiempo y medicamentos para bajar la fiebre recomendados por nuestro médico.

Después de unos 10 días apróximadamente estaremos casi recuperados en el caso de que no hayan ocurrido algunas complicaciones.

No dejes que el sarampión te traiga dolor de cabeza con Aurax San Pablo puedes disminuir los dolores del cuerpo para que descanses mejor y pase mucho más rápido el sarampión.

Para prevenir el virus hay que evitar el contacto con personas que si que lo tengan, pero si se ha estado en contacto lavarse las manos varias veces.

Hay que evitar el contacto con los ojos y la boca cuando las manos estén sucias. Sobre todo, como dijimos anteriormente, existe la vacuna de prevención contra el sarampión de esta manera podemos prevenirlo.