jue. May 26th, 2022
omelette

El omelette es uno de nuestros desayunos favoritos que solemos acompañar con fruta y de seguro alguna vez te has preguntado sobre su origen. Tal vez no es una pregunta que pueda mantenerte despierto por la noche, pero siempre es divertido explorar los orígenes de nuestras comidas favoritas.

¿De dónde vino y de quién fue la brillante idea? ¿El omelette fue una idea planeada o un accidente?

Entonces, comencemos con el nombre en sí mismo, tal vez haya una pista allí. Omelette es una palabra francesa y se usó oficialmente por primera vez en una publicación de cocina francesa, Cuisine Bourgeoisie, a fines del siglo XVII, aunque la palabra “alumete” se usó ya en el siglo XIV.

Por supuesto, esto es solo un nombre, por lo que es probable que el plato ya haya existido por un tiempo antes de encontrarse en los libros de cocina franceses.

¿Fue un descubrimiento global?

Parece que el omelette ha surgido en algún momento en todas las culturas del mundo. Y es que no es solo novedad que hoy en día podamos disfrutar de este platillo en la comida para llevar de nuestro restaurante favorito. 

Pues se sabía que los romanos usaban huevos y productos lácteos para crear platos, los persas tenían su propia variación de esta comida, al igual que los antiguos japoneses. Parece ser que diferentes personas en diferentes puntos descubrieron que verter huevos en una sartén caliente, junto con otros ingredientes, era una excelente manera de comenzar el día.

omelette de claras

La leyenda de napoleón

Quizás el momento histórico más famoso, o al menos el mito, del omelette fue que Napoleón Bonaparte y su ejército viajaban por un pequeño pueblo, donde un posadero local le sirvió este platillo.

Napoleón quedó tan impresionado que ordenó que se reunieran todos los huevos del pueblo para crear una enorme tortilla para su ejército al día siguiente.

Ya sea que esto realmente sucediera o no, marcó el comienzo de un festival anual en la ciudad de Bessieres, Francia, donde cada año se hace una tortilla gigante para que todos los habitantes la disfruten. 

Crédito no reclamado

Rastrear los orígenes de la comida nunca es una tarea fácil, especialmente con algo tan universal como los omelettes.  Encontrar pruebas de sus variaciones en todo tipo de libros de cocina antiguos, y cada país tiene sus propias variaciones.

Parece que nadie sabe realmente dónde se inventó este plato por primera vez, o por quién. Podría haber sido un maestro de cocina, un soldado o un ama de casa. 

Esta es un poco de la historia de este platillo que nos encanta por las mañanas.