lun. Ago 15th, 2022
chica comiendo ensalada

Después de la pandemia muchos hemos buscado comenzar a tener una vida saludable. Aquí hay algunos consejos prácticos de salud para ayudarte a comenzar una vida saludable.

Lleva una dieta saludable

Come una combinación de diferentes alimentos, incluidas frutas, verduras, legumbres, nueces y granos integrales. Los adultos deben comer al menos cinco raciones (400 g) de frutas y verduras al día.

Puedes mejorar su consumo de frutas y verduras si las incluyes siempre en la comida, por ejemplo, tener una ensalada de pollo como plato fuerte, puedes agregar algunas de tus frutas favoritas y semillas para acompañar. Al comer sano, reducirás el riesgo de desnutrición y enfermedades no transmisibles (ENT), como diabetes, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y cáncer.

verduras en mesa y bowls

Consume menos sal y azúcar

La mayoría de las personas obtienen su sodio a través de la sal. Reduce tu consumo de sal a 5 g por día, equivalente a aproximadamente una cucharadita. Es más fácil hacer esto limitando la cantidad de sal, salsa de soja, salsa de pescado y otros condimentos con alto contenido de sodio al preparar las comidas; eliminar la sal, los condimentos y los condimentos de su mesa de comida; evitando los bocadillos salados; y elegir productos bajos en sodio. 

Reducir la ingesta de grasas nocivas

Las grasas consumidas deben ser menos del 30% de la ingesta total de energía. Esto ayudará a prevenir el aumento de peso no saludable y las ENT. Hay diferentes tipos de grasas, pero las grasas no saturadas son preferibles a las grasas saturadas y las grasas trans. La OMS recomienda reducir las grasas saturadas a menos del 10 % de la ingesta total de energía.

Reducir las grasas trans a menos del 1% de la ingesta total de energía; y reemplazar tanto las grasas saturadas como las grasas trans por grasas no saturadas. Las grasas insaturadas preferibles se encuentran en el pescado, el aguacate y las nueces, y en los aceites de girasol, soya, canola y oliva.

Las grasas saturadas se encuentran en la carne grasosa, la mantequilla, el aceite de palma y de coco, la crema, el queso. Las grasas trans se encuentran en los alimentos horneados y fritos, y en los refrigerios y alimentos preenvasados, como la pizza congelada, las galletas, los bizcochos y los aceites y productos para untar para cocinar.