mar. Oct 4th, 2022

El queso cheddar es uno de los quesos más populares para acompañar distintas comidas. Durante los últimos ciento cincuenta años, el queso cheddar, que alguna vez fue una especialidad regional, se ha convertido en uno de los productos lácteos más producidos en el mundo.

A lo largo del camino, el queso ha evolucionado en estilo, sabor y proceso. A pesar de décadas de mecanización, el queso cheddar todavía se elabora de maneras muy diferentes.

Desde envueltos en tela, ruedas selladas con manteca de cerdo, losas cubiertas de cera por mencionar algunos. Cada estilo de queso tiene sus propios usos y atributos, por ejemplo, algunos pueden estar en la pizza orilla de queso, en pastas, ensaladas o dedos de queso. Esto puede depender de acuerdo con las distintas notas de sabor.

 

¿Qué es Cheddar?

 La palabra “cheddar” se refiere a muchas cosas; es un sustantivo, un verbo e incluso un lugar. Una ciudad en el suroeste de Inglaterra le dio su nombre al queso cheddar.

También es el acto de apilar losas de cuajada una encima de la otra para hacer un queso de larga duración se conoce como cheddar.  Sin embargo, un queso cheddar, incluso cuando no es cheddar o de la ciudad de Cheddar, aún puede considerarse un queso cheddar.

Slow Food reconoce tres quesos cheddar tradicionales como las versiones históricamente más importantes de ese queso en el mundo. West Country Farmhouse Cheddar es el nombre reservado para los productores tradicionales de la Región de Origen de Cheddar.

El cheddar sin modificadores se define de manera bastante incruenta por las leyes alimentarias de diferentes países que utilizan solo niveles de grasa y humedad.

En los Estados Unidos, por ejemplo, la FDA dicta que un queso etiquetado como “cheddar” debe tener un máximo de grasa láctea del 50 % en peso de los sólidos, y el contenido máximo de humedad es del 39 % en peso.

El tipo de leche, el método de producción y la edad dependen de los productores, siempre que alcancen esos objetivos. 

pedazo de cheddar

Orígenes y Evolución del Cheddar 

El Cheddar es especialmente adecuado para la producción en masa, la industrialización, el almacenamiento y los viajes. El primer queso registrado de Cheddar, Inglaterra, data del siglo XII. Históricamente, los quesos recibieron nombres por su origen y no por su método de producción y no fue hasta mediados del siglo XIX.

Cuando los productores de Inglaterra, Canadá y los Estados Unidos comenzaron a recopilar y comparar sus mejores prácticas de elaboración de queso, que el cheddar se codificó.

A mediados del siglo XIX, el queso cheddar se convirtió en el queso más producido en los EE. UU., y así permaneció durante 150 años. En esencia, la elaboración de queso es un medio para prolongar la vida útil de la proteína láctea altamente perecedera.

Esto es fundamental para comprender el ascenso a la prominencia del queso cheddar, porque las innovaciones en su método de producción coincidieron con la revolución industrial.

A medida que la producción de alimentos pasó de la granja a la fábrica, el queso cheddar estaba destinado a ser el “queso de moda”.

Esencialmente, cada paso realizado para mejorarlo aumentó los rendimientos o mejoró su estabilidad para el envío y el almacenamiento antes de la ubicuidad de la refrigeración.

Cuéntanos en los comentarios si te gusta comer queso cheddar en tu pizza hawaiana o en alguna pasta.